En el concurso correspondiente al año 2017, la Facultad de Ciencias Químicas y Farmacéuticas se adjudicó 5 proyectos de postdoctorado de Fondecyt. De los 5 proyectos ganados, 3 de ellos corresponden a doctores egresados de nuestros progamas, los Doctores en Química Daniela Báez (patrocinada por el Prof. Marcelo Kogan) y Pablo Fuentealba (patrocinado por el Prof. Claudio Olea), y el Doctor en Ciencias Farmacéuticas Claudio Zapata (patrocinado por la Prof. Claudia Yáñez). Conversamos con dos de los ganadores para conocer un poco más sobre los proyectos adjudicados.

 

¿Qué significa para ustedes haberse adjudicado estos proyectos?

Pablo Fuentealba: “Es de gran importancia, ya que es el comienzo de la carrera como investigador. Es el primer proyecto donde se participa como Investigador Responsable, lo que da mayor libertad de investigación y mayor posibilidad de proyectarse en el área”.

Daniela Báez: “Primero, una gran alegría, pues esta adjudicación confirma que se ha propuesto un buen proyecto, novedoso y de calidad, y también confirma que uno cuenta con un currículum competente, ya que la cantidad de proyectos son muy limitados con respecto al gran número de doctores que postularon. Además, esta es la primera instancia para desarrollar un proyecto científico de forma más independiente con miras hacia la inserción laboral académica. Sin duda la adjudicación de este proyecto conducirá a una gran productividad y experiencia científica, siendo el primer peldaño de esta carrera académica”.

 

¿Cómo creen que influyó el haber hecho su doctorado en esta Facultad en la adjudicación de los proyectos?

Pablo: “La importancia de haber desarrollado el doctorado en la misma Facultad, es poder darse a conocer y tener reconocimiento y apoyo de diferentes docentes. No sé si esto influye en que se nos haya adjudicado el proyecto, ya que eso no tiene ponderación en la evaluación, pero sí ayuda tener el apoyo de los docentes de la universidad, ya que respaldan el trabajo realizado en la etapa doctoral”.

Daniela: “De todas maneras hacer el doctorado en esta Facultad y casa de estudios influyó en la adjudicación, pues la excelente formación académica recibida es la que permite crear este tipo de proyectos y los recursos también permiten poder llevarlos a cabo”.

 

¿De qué se tratan las investigaciones que realizarán?

Pablo: “La investigación propuesta para el postdoctorado se basa en la preparación de nuevos materiales, los cuales por los metales presentes en ellos, deberían tener interesantes propiedades magnéticas. El proyecto cuenta con la colaboración de un docente extranjero, don Claudio José Magon, profesor del Instituto de Física de Sao Carlos de la Universidad de Sao Paulo, experto en Resonancia Paramagnética Electrónica (RPE, o también conocido como EPR por su nombre en Inglés, “Electronic Paramagnetic Resonance”), y está patrocinado por el profesor Claudio Olea Azar, reconocido científico chileno y reconocido también en el área de EPR. Se prepararán nuevos materiales y luego, de la mano con el estudio de las propiedades fisicoquímicas de los materiales obtenidos, la idea es colaborar y aprender del grupo de físicos de Brasil, donde se realizarán estancias de investigación. Con el trabajo realizado se pretende obtener una completa caracterización estructural y magnética de los sistemas obtenidos”.

Daniela: “El objetivo de mi propuesta postdoctoral es desarrollar micromotores de grafeno-metal como un una nueva herramienta para la detección selectiva de biomarcadores asociados a cáncer gástrico. Estos microdispositivos tienen la ventaja de que al estar en continuo movimiento dentro de una muestra aumentan las probabilidades de interacción o choques efectivos con las moléculas objetivo, amplificando así su detección y disminuyendo el tiempo de análisis. Este nuevo método de detección podría competir con los métodos convencionales de análisis de una forma más rápida y de bajo costo. Y de lograr esto, existe la proyección de poder aplicarlo a la detección múltiple de biomarcadores asociados a esta enfermedad”.