Desde el año 1993, la Sociedad de Bioquímica y Biología Molecular de Chile hace entrega anual de la Medalla Hermann Niemeyer, un reconocimiento a un estudiante destacado de algún programa de Doctorado de las áreas de Bioquímica, Biología Molecular y otras áreas afines. Este año el premio recayó en Camila López-Crisosto, estudiante del Doctorado en Bioquímica de la Universidad de Chile. La comisión que eligió a la ganadora estuvo conformada por el Dr. Luis F. Larrondo, Pontificia Universidad Católica (presidente), Dra. Victoria Guixé, Universidad de Chile y el Dr. Claudio Vásquez, Universidad de Santiago de Chile.

Entrevistamos a Camila para conocer un poco más sobre su investigación y saber sus impresiones sobre este gran reconocimiento.

 

Cuéntame un poco sobre este premio, ¿cómo decidiste participar?

La Medalla Hermann Niemeyer se entrega a un estudiante destacado de un programa de Doctorado relacionado con Bioquímica y Biología Molecular. Los directores de los programas de Doctorado son los encargados de seleccionar de entre sus estudiantes a aquellos que van a postular y de enviar sus antecedentes a la Sociedad de Bioquímica y Biología Molecular de Chile. En mi caso, recibí la invitación a postular de parte de la Dra. Jenny Fiedler, directora de mi programa de Doctorado. Además, tuve el apoyo de mi tutor de tesis, el Dr. Sergio Lavandero, y de la Secretaría de Postgrado para preparar correctamente los antecedentes para la postulación.

 

¿Cómo te enteraste de que habías ganado? ¿Qué te parece haber ganado este reconocimiento?

Me enteré por un correo que recibí de la Dra. Jenny Fiedler felicitándome por haber recibido el premio. Ese mismo día más tarde me llegó un correo oficial de la Sociedad de Bioquímica y Biología Molecular informando que había sido elegida para recibir la medalla este año.

Ganar esta medalla significa un gran honor y un reconocimiento al esfuerzo durante mis años de estudio. Por otro lado, creo que este premio es también un desafío y un incentivo para continuar con mis investigaciones, considerando que muchos científicos que son destacados actualmente recibieron esta medalla durante su doctorado.

 

¿De qué se trata tu investigación y cómo nació el interés sobre este tema?

Yo ya había realizado mi tesis de Magíster con el Dr. Lavandero. En esa ocasión estudiamos la relación entre la dinámica mitocondrial y la resistencia a la insulina en el corazón. Para mi tesis doctoral me interesaba seguir trabajando con mitocondrias pero quisimos abordar un tema completamente distinto. En mi trabajo actual estamos estudiando cómo responden las células frente a un estrés originado por la acumulación de proteínas mal plegadas dentro de las mitocondrias. Las mitocondrias son organelos fundamentales para el funcionamiento celular, ya que participan en muchas reacciones metabólicas y de síntesis de compuestos, además de ser muy importantes para la señalización celular y los procesos de muerte celular. Es por esto que cuando se genera un estrés a nivel mitocondrial, las células deben responder rápidamente para reducir la extensión del daño. Al momento de comenzar mi tesis se sabía que cuando existe acumulación de proteínas mal plegadas en las mitocondrias, éstas señalizan hacia el núcleo y provocan cambios en la expresión de genes con el objetivo de hacer frente a dicho estrés. En mi tesis proponemos una segunda vía de respuesta frente al estrés mitocondrial, que sería complementaria a la respuesta génica, y que involucra una potenciación del metabolismo celular en las etapas tempranas de la respuesta frente al estrés. Nosotros proponemos que estos cambios metabólicos darían un soporte energético durante la respuesta adaptativa y ayudarían a superar el estrés mitocondrial y a evitar la muerte celular.

 

En términos prácticos, ¿cuál es el alcance de tu investigación y cómo podría ayudar a la sociedad?

El tema en el que estamos trabajando es bastante nuevo y aún no existen implicancias directas en alguna enfermedad en particular. Sin embargo, se cree que el estrés por acumulación de proteínas mal plegadas dentro de las mitocondrias podría estar participando en el proceso de envejecimiento y, por lo tanto, de todas las enfermedades que se relacionan con la edad, como el cáncer y las enfermedades metabólicas y neurodegenerativas. Las investigaciones como la que estamos realizando en mi tesis, que ayudan a comprender cómo se genera la adaptación frente a este tipo de estrés pueden ser muy importantes a futuro para definir posibles blancos terapéuticos que ayuden a evitar el daño mitocondrial acumulativo que podría dar origen a estas enfermedades.

 

Cuéntame sobre tus estudios en la Facultad y sobre lo que estás haciendo actualmente

Entré a la Facultad el año 2006 a la carrera de Bioquímica. El año 2010 comencé a hacer el Magíster en Bioquímica en paralelo con el pregrado y realicé mi tesis en el laboratorio del Dr. Lavandero. El año 2012 obtuve el título de Bioquímico y el grado de Magíster y postulé al Doctorado en Bioquímica en la misma Facultad, ingresando al programa el año 2013. Actualmente estoy preparando el examen final de mi tesis y espero terminar el Doctorado prontamente.

 

¿Tienes algún comentario o algo que agregar?

Sólo agradecer a mi familia, que me ha acompañado en todo este proceso, a mis compañeros de laboratorio, que también son parte de este trabajo, a mis profesores y en especial a mi tutor, el Dr. Lavandero, por guiarme durante estos años. También quisiera agradecer a la Sociedad de Bioquímica y Biología Molecular por considerarme merecedora de esta medalla.